UN DERBI QUE NOS INVITA A SOÑAR

Zornotza-97; Santurtzi-60 Parciales: 22-8, 23-19 (45-27); 20-16 (65-43), 32-17 (97-60) Aunque éramos líderes y seguíamos imbatidos, en pocos días nos habíamos llevado dos sustos: el primero ante el Ulacia Grupo en casa y el otro, mucho mayor, ante el Gallofa en Santander, donde ganamos por los pelos. Y en esas que llegaba a Larrea el […]

Zornotza-97; Santurtzi-60
Parciales: 22-8, 23-19 (45-27); 20-16 (65-43), 32-17 (97-60)

Aunque éramos líderes y seguíamos imbatidos, en pocos días nos habíamos llevado dos sustos: el primero ante el Ulacia Grupo en casa y el otro, mucho mayor, ante el Gallofa en Santander, donde ganamos por los pelos. Y en esas que llegaba a Larrea el derbi ante un Santurtzi fuerte y candidato a estar en lo más alto. Prueba de fuego. Partido clave para saber si estamos en condiciones de superar a rivales de los considerados gallitos y así seguir soñando con regresar a Plata por la vía rápida.

La respuesta ha sido un sí contundente, con los chicos de Garita tiñendo de verde el derbi vizcaíno desde el salto inicial, invitándonos a soñar, como siempre ha hecho este equipo especializado en convertir los sueños en realidades.
Ambiente de gala en Larrea. Como en los playoffs. Y es que derbi es un derbi siempre, pero si encima los dos contendientes son pesos pesados, pues aún más estimulantes razones para acudir a la cita. Se preveía un choque reñido, igualado, emocionante… pero el Zornotza no ha querido que fuese así. Habiendo aprendido de aquellos sustos antes comentados, en esta ocasión ha salido con otra intensidad a la cancha, no solo concentrados en atacar, sino que también apretando en defensa. En el primer cuarto se ha dejado a los morados por debajo de la decena de puntos, mientras en ataque un motivadísimo Joseba Estalayo llevaba la batuta, o mejor dicho, el fusil de francotirador, y con tres triplazos de esos que hacen chof abría una brecha en el marcador que no haría sino ensancharse a lo largo del encuentro. En defensa todos aportaban esfuerzo para impedir buenas posiciones de tiro a los de Ibai Mugarza y Daniel Westbrook empezaba a coleccionar rebotes. Así se cerraba el primer cuarto con un 22-8 que refleja lo ocurrido en la cancha.

Pero visto lo visto el pasado miércoles en Santander, sabíamos que un buen primer cuarto no te asegura el triunfo, que hay que seguir dale que te pego el resto de partido y esta vez el Zornotza ha demostrado tener la lección bien aprendida y no ha dejado de pisar el acelerador en ningún momento. Aunque el Santurtzi ha conseguido entrar en el partido, en gran medida gracias a la labor de Jon Betolaza, que se ha empeñado en robarle la cartera varias veces a Marko Vukovic, propiciando contraataques que trataban de recortar diferencias. Pero estas se ampliaban porque lográbamos mantener un ritmo anotador regular, aunque sin excesivos alardes; algún triple por aquí (Rafa Casanova y el descarado Markel Mendibe aciertan desde el 6,75), unos tiros libres por allí, un rebote ofensivo convertido en canasta… Todo con Duane Morgan de principal ejecutor en esos momentos. En definitiva, sumábamos más que el Santurtzi y llegábamos al descanso con dieciocho puntos de ventaja, 45-27, algo que cualquiera de nosotros hubiese firmado antes del encuentro.

Esa renta era buena, pero no definitiva. Sin embargo, el Zornotza no quería dejar margen a remontadas y en la segunda mitad mostrará su lado más alegre en la faceta anotadora. Vukovic responderá a la gran defensa de Betolaza con puntos, en penetración o exteriores, Richaud Pack ha tardado en ver aro pero cuando ha empezado ya no ha parado (acabando, una vez más, como máximo anotados del partido con 20 puntos), y en el repertorio no podían faltar acciones espectaculares. Se supera la veintena de ventaja. El público se divierte. Pero también hay lugar para ciertos mosqueos. Embriagados por el juego ofensivo, en varias, demasiadas ocasiones, los verdes han descuidado el balance defensivo, lo que ha permitido a los santurtziarras canastas incluso de palomero, destacando en esta faceta Juan Torres. Precisamente Juan ha sido uno de los protagonistas positivos del partido, enseñando su repertorio de pívot clásico, fintando, “bailando”, y siendo el máximo anotador visitante con 18 puntazos. Y claro, no podía ser de otra forma, acabaría siendo despedido como ya había sido recibido por Larrea, con una ovación, y es que Juan ha sido, es y será siempre uno de los nuestros. Pero ni su esfuerzo ni el de sus compañeros servía para evitar que los verdes, ya con la directa metida y pese a esos despistes defensivos, dejasen de pasar el rodillo. Al final del tercer cuarto el marcador muestra un 65-43. La sensación es de que la victoria ya está en el bolsillo.

Así ha sido, pero aunque el partido estuviese ya ganado, los verdes querían más, querían dar un golpe sobre la mesa, ganar el derbi con contundencia y enviar un mensaje a todos, para que sepan que este equipo va en serio, que tiene ambición y hambre por regresar a donde se merece. Por eso que en el último cuarto no ha habido ni un signo de relajación. Al contrario, los verdes han jugado como si este fuese el cuarto decisivo. El festival anotador ha sido tal que se ha vuelto a rozar el centenar de puntos (llevamos anotados 699 en 7 partidos), siendo los dos últimos de Gorka Méndez, los primeros en EBA del canterano, y la afición zornotzarra se ha divertido mientras veía razones para mantener la ilusión intacta y soñar con volver a volar alto, muy alto. 97-60, un resultado llamativo para alcanzar la séptima victoria consecutiva.

Y ya somos los únicos con siete de siete, porque el Estela santanderino caía este sábado en Donosti ante el Easo (81-57, otro tanteo llamativo). Es decir, somos más líderes y con mejores sensaciones que en las pasadas jornadas. Optimistas sí, pero sabiendo que esto es muy largo y habrá que seguir muy serios y concentrados si queremos mantener ese liderato.

Richaud Pack ha sido el máximo anotador del partido, es costumbre ya, con 20 puntos pese a no haber anotado desde el arco, 19 ha aportado un infatigable Duane Morgan y también en dobles figuras están Marko Vukovic (otros 19), Joseba Estalayo (12, 4/5 en triples) y Unai Mendikote (11). Y en dobles figuras reboteadores ha estado Daniel Westbrook (15 capturas), que junto a nuestra mascota Ixer forma la pareja más simpática del momento: nuestros particulares y adorables Shaggy y Scooby Doo.

Esperemos seguir pasándolo muy bien con este equipo de dibujos animados y que esta película tenga final feliz.
1, 2, 3,… ZOR-NO-TZA!!!

Responder / Erantzun

Tu email no será publicado. Los campos requeridos son los marcados con * / Zure email ez da egongo ikusgai. * duten esparruek bete behar dira

Nombre / Izena*

Email*

Website