MÁS DE LO MISMO

Bàsquet Girona-67; Zornotza ST-65 Parciales: 16-19, 13-20 (29-39); 17-16 (46-55), 21-10 (67-65) Hemos estado cerca, muy cerca, de poder titular esta crónica ‘Domingo de resurrección’, pero al final no queda otra que titularla ‘más de lo mismo’, porque luego de dominar -con autoridad y carácter- gran parte del partido, regresamos de Girona con otra derrota […]

Bàsquet Girona-67; Zornotza ST-65
Parciales: 16-19, 13-20 (29-39); 17-16 (46-55), 21-10 (67-65)

Hemos estado cerca, muy cerca, de poder titular esta crónica ‘Domingo de resurrección’, pero al final no queda otra que titularla ‘más de lo mismo’, porque luego de dominar -con autoridad y carácter- gran parte del partido, regresamos de Girona con otra derrota más -la cuarta consecutiva- y sin poder volver a ganar fuera cuatro meses largos después. Visto el partido, solo queda decir eso de increíble pero cierto, sin poder evitar poner cara de tontos. Y es que cuando se está en semejante dinámica negativa la inercia no hace más que arrastrarnos hacia el despertar del sueño del ascenso.

Matemáticamente todavía es posible meternos entre los cinco primeros y optar a la lucha por el salto a Oro, pero no nos engañemos, en Fontajau nos hemos dejado un altísimo porcentaje de probabilidades de conseguirlo. Y eso que en Girona hemos visto una versión positiva del Zornotza, siendo un equipo competitivo, mandón, con carácter ganador, fiable en defensa, con puntería desde el arco. Así ha sido durante treintaitrés minutos, pero nos han sobrado los siete últimos, esos en los que hemos encajado un 19-5 que ha desbaratado todo el buen trabajo anterior.

Un buen hacer al que nos hemos aplicado desde el salto inicial, pese a que en los primeros minutos fuesen los locales quienes fuesen por delante con mínimas ventajas. Durante diez minutos vamos conteniendo a los gironins, manteniéndonos a su rueda, a rebufo, esperando nuestra ocasión, hasta que en los dos últimos minutos decidimos tomar la delantera. Nuestra defensa se endurece y en ataque ya estábamos avisando de que hoy era día para los francotiradores de larga distancia. Pasaremos de un 16-12 a terminar el cuarto tres arriba (16-19) tras un triplazo de Iván Martínez sobre la bocina.

En el segundo cuarto seguimos mostrando nuestra mejor versión. La defensa lo niega todo al cuadro local y en ataque, con el liderazgo de un Kevin Bercy letal de lejos y de cerca, sumamos con relativa fluidez. En cinco minutos logramos un parcial de 2-10 que nos lleva a superar la barrera de la decena de puntos de ventaja (18-29) después de un triple de Samu Barros. Los intentos de reacción de los de Àlex Formento son frustrados por los de Garita a base de triples. Nuestros nueve últimos puntos antes del descanso llegan desde el 6’75 (dos triples de Martínez y uno de Joseba Estalayo) y a vestuarios nos vamos con un 29-39 muy esperanzador. Hoy sí que parecía ser el día de terminar con nuestras negativas rachas.

Y después del descanso esa sensación se iba a acentuar, para alegría nuestra. Los verdes no levantan el pie del acelerador; mantienen el buen nivel defensivo y Bercy continúa ‘on fire’. A tres minutos y medio del final del tercer cuarto estamos quince arriba (35-50) y con unas sensaciones muy positivas. El encuentro parece encarrilado hacia la victoria, incluso cuando Henry Bolton anota un triple para reducir nuestra ventaja y dejar el marcador en 46-55 a falta de un cuarto.

Nada parece indicar que vayamos a descarrilar en el último periodo; en los primeros minutos no hay anotación y nos viene bien. Y a siete minutos del final un nuevo triple de Estalayo nos coloca 48-60 y todo va estupendamente. Y entonces llega ese tremendo y terrorífico parcial de 19-5 que comentábamos al principio. Siete minutos en los que se nos escapa por el sumidero todo el fruto del buen trabajo realizado. Los locales harán honor a lo que llevan impreso en sus camisetas: ‘Orgull gironí’. Demostración de ese orgullo y de entrega es la que hacen los catalanes, liderados por dos veteranos como Jordi Trías y Alfons Alzamora, quienes conquistan las zonas, que hasta entonces habían estado bajo nuestro dominio, y allanan así el camino para sus compañeros. A dos minutos del final un triple de Sergi Costa empata el partido a 62, pero replica con otro triple Álex Mazaira. Toma y daca. A menos de minuto y medio vuelve a empatar el Girona con el cuarto triple de Bolton. En el último minuto tenemos dos oportunidades de retomar el mando, pero los triples de Barros y Estalayo son repelidos por el hierro. Alzamora recibe falta y convierte los tiros libres; 67-65 a veintiséis segundos del final. Vernos por debajo en el marcador después de haber tenido el partido casi en nuestro poder es duro, pero nos queda una posesión. Tras tiempo muerto estamos a punto de perder el balón a seis segundos del final, pero Bolton “despeja” el esférico fuera y nos queda el último cartucho. Bercy falla un lanzamiento triple y la victoria queda en Girona. Una lástima.

Nos han sobrado esos siete minutos malditos. ¿Mérito local o demérito nuestro? Un poco de todo. El caso es que ya estamos en balance negativo en esta A1: 9 victorias y 10 derrotas. A falta de tres jornadas eso nos aleja muchísimo de la lucha por el ascenso. No queda fuera de nuestro alcance aún de manera matemática, pero sí podría escapársenos del todo si el próximo sábado en Larrea no conseguimos ganar al Afanion Almansa. Todo un reto, porque hoy por hoy los azules almanseños son el equipo más en forma de la categoría. Así que ya lo sabéis, el próximo sábado os esperamos a todos en Larrea. Esto no ha acabado.

1, 2, 3,… ZOR-NO-TZA!!!

Responder / Erantzun

Tu email no será publicado. Los campos requeridos son los marcados con * / Zure email ez da egongo ikusgai. * duten esparruek bete behar dira

Nombre / Izena*

Email*

Website