EL LÍDER ES MUCHO LÍDER

Juaristi ISB-78; Zornotza ST-63 Parciales: 23-8, 16-27 (39-35); 23-13 (62-48), 16-15 (78-63) Sabíamos que este sábado visitábamos la guarida del lobo, que allí nos esperaba un Juaristi ISB que iba líder y que se jugaba finalizar la primera vuelta en esa posición para poder así disputar la Copa, además era un derbi vasco, y todo […]

Juaristi ISB-78; Zornotza ST-63
Parciales: 23-8, 16-27 (39-35); 23-13 (62-48), 16-15 (78-63)

Sabíamos que este sábado visitábamos la guarida del lobo, que allí nos esperaba un Juaristi ISB que iba líder y que se jugaba finalizar la primera vuelta en esa posición para poder así disputar la Copa, además era un derbi vasco, y todo eso convertía el partido en un estimulante reto para nosotros, porque queríamos salir de la mala racha dando un golpe de efecto en donde nadie antes había ganado. Buscábamos en Azpeitia hallar un chute de moral, algo que nos proporcionara un subidón, pero el líder iba a ser mucho líder y no abandonamos la dinámica negativa. Tal es así, que finalizamos la primera vuelta como uno de los cinco equipos que comparten la desagradable condición de colistas. No suena bien, pero, por otro lado, sólo una victoria nos separa del ansiado sexteto de arriba.
El comienzo del partido fue un cuento de terror. Los lobos azpeitiarras mordían y desgarraban nuestras carnes con fiereza desatada. Su ataque anotaba con tremenda fluidez, a ritmo vertiginoso. Y si en defensa no oponíamos resistencia, en ataque estábamos nulos; nada nos salía bien y regalábamos balones y más balones. Eso era una auténtica masacre; en el minuto cinco perdemos por un escandaloso 19-2. A partir de ahí llega la parte buena para nosotros, y no es otra que ver que el equipo no termina por descomponerse y se centra en defender e intentar meterse en el partido, y es que quedan treintaicinco minutos, tiempo de sobra para revertir la situación. La defensa es muy buena y se frena la impetuosa salida local. Lástima que en ataque sigamos acumulando pérdida tras pérdida y no teniendo puntería, pese a los esfuerzos de Pol Olivier y Raúl Frías. Pero visto lo visto, el 23-8 con el que finaliza el primer cuarto no es ni tan malo.
En el segundo cuarto mostramos nuestra cara más competitiva. Seguimos finos en defensa y poco a poco nos vamos soltando en ataque (nuestra primera canasta de este periodo es nuestro primer triple, logrado por Emilio Martínez). Sin embargo, no logramos recortar la diferencia por debajo de los once puntos. Pero ahora estamos mejor plantados en la cancha que los anfitriones y seguimos jugando con determinación. A falta de dos minutos para el descanso conseguimos por fin bajar de los diez puntos la desventaja tras una canasta de Yevgen Sakhniuk (36-27). No contentos con esto, apretamos el acelerador con un Pol incisivo y llegamos al descanso 39-35. Hemos tardado, pero ya estamos en el partido.
El reinicio del encuentro no puede ser mejor: triple de Borja Mendia y estamos a un puntito de completar el remontadón (39-38). Cómo ha cambiado el panorama en quince minutos (parcial de 20-36), ahora nos vemos más que capaces de ganar este partido. El Iraurgi que antes olía nuestra sangre y se tiraba a nuestra yugular con soltura, ahora huele el peligro verde y se ponen serios en defensa, negándonos el acceso a su zona, incomodando nuestra circulación de balón y no permitiendo tiros liberados. A partir de ahí, se pasa a una fase de igualdad, viviéndose un partido disputado, jugado de tú a tú. Pero en el tramo final de este tercer asalto los locales vuelven a encontrar el camino de nuestro aro sin que seamos capaces de frenar sus estocadas; en cinco minutos pasamos del 49-46 al 62-48 (parcial de 13-2) con el que finaliza el cuarto. En esos cinco minutos hemos revivido lo ocurrido en los primeros cinco del partido y empezamos a ver que la gesta tal vez sea imposible.
Lo cual se confirma en el último cuarto. Tuvimos nuestro momento, pero nos vuelve a faltar continuidad, volvemos a sufrir altibajos y se repiten parciales negativos, como en anteriores encuentros. A los tres minutos de este cuarto acto ya estamos veinte abajo, 69-49. Quedan siete minutos, pero el líder no está dispuesto a permitir heroicidades zornotzarras y nos maniatan sin demasiadas dificultades. Eso no quiere decir que bajemos los brazos, no, porque seguiremos peleando, pero la misión es declarada oficialmente imposible y el marcador final queda en un 78-63, que es, con diferencia, nuestra derrota más abultada de la temporada. Y es que el líder es mucho líder.
Así que no hemos podido dar la sorpresa, ni romper la mala racha ni iniciar la reacción. Acumulamos la cuarta derrota consecutiva, la séptima en los ocho últimos encuentros. Un dato duro, muy duro, pero pese a ello, ahí seguimos, a un pasito de los puestos que dan acceso a esa A-1 que significa la permanencia. Terminamos la primera vuelta con un balance de 4 victorias y 7 derrotas. Arrancaremos la segunda vuelta visitando al Círculo Gijón, un rival directo (¡y quién no lo es en esta igualadísima Conferencia Oeste!). Eso será el domingo próximo. Esperemos que en tierras asturianas comencemos nuestra particular reconquista. Cabeza arriba y a por todas.

1, 2, 3,…ZOR-NO-TZA!!!

Responder / Erantzun

Tu email no será publicado. Los campos requeridos son los marcados con * / Zure email ez da egongo ikusgai. * duten esparruek bete behar dira

Nombre / Izena*

Email*

Website