LOS VERDES VUELVEN A SONREÍR

Zornotza ST-89; Bàsquet Girona-66 Parciales: 21-22, 19-22 (40-44); 27-10 (67-54), 22-12 (89-66) El Zornotza ha vuelto a sonreír como no lo conseguía desde hacía mucho; disfrutando y haciendo disfrutar a su afición. Los verdes recuperaban el tono de finales de 2018, cuando este equipo llegó tan alto que ahora lucha en la A1 por el […]

Zornotza ST-89; Bàsquet Girona-66
Parciales: 21-22, 19-22 (40-44); 27-10 (67-54), 22-12 (89-66)

El Zornotza ha vuelto a sonreír como no lo conseguía desde hacía mucho; disfrutando y haciendo disfrutar a su afición. Los verdes recuperaban el tono de finales de 2018, cuando este equipo llegó tan alto que ahora lucha en la A1 por el ascenso a Oro. 2019 estaba siendo un año tristón, hasta este sábado en el que los de Garita han cambiado de cara, de ánimo, en un partido muy disputado durante la primera mitad y en el que en la segunda nuestros muchachos, a base de casta, de trabajo, de talento y también de diversión, lo han bordado, sellando una importante victoria contra un Bàsquet Girona plagado de nombres ilustres.

Marc Gasol (presidente), Quim Costa (entrenador), Jordi Trias (jugador),… nombres ilustres, historia viva, a los que todos los aficionados al baloncesto tenemos que agradecer lo que han hecho, y siguen haciendo, por este deporte. Así que se presentaba la tarde jugosa. Y exigente para nuestros intereses. Cosa que se ha verificado en una primera mitad intensísima, de enorme trabajo defensivo por parte de ambos conjuntos.

El nivel defensivo lo iba a marcar el Girona, que se ha aplicado a la tarea desde el salto inicial. Sergi Costa iba a ser la sombra de Saah Nimley, su perro de presa, labor encomendada por un Quim Costa que tenía claro que frenando al liberiano nublaría la capacidad ofensiva zornotzarra. Pronto se contagiarían los nuestros de esa actitud defensiva y el duelo que subía grados y grados de intensidad e igualdad. No hay en esos dos cuartos iniciales grandes rachas anotadoras de unos u otros; las rentas se mueven en los cinco puntos de ventaja a lo sumo. Es una constante acción reacción. Sin nombres propios a destacar en un primer cuarto que finaliza con un 21-22 que refleja bien a las claras que el toma y daca, el trueque de canastas y acciones defensivas, es una constante.

En el segundo cuarto no hay descanso, cada entrenador va poniendo y quitando jugadores según estos van vaciándose en la cancha. No hay tregua, pero sí que dos superclases consiguen despuntar a base de brochazos de calidad: Saah Nimley y Jordi Trias. El catalán no perdona en ataque (el porcentaje de acierto de todo el Girona en esta primera mitad es estratosférico: ¡78 %!) y el base zornotzarra ya consigue despegarse de sus férreos marcadores. Dos canastas de Trias abren una minibrecha en el marcador (40-44), Joseba Estalayo no acierta esta vez con el triple y así nos vamos al descanso. Merecidísimo para los componentes de ambos bandos.

Y todo cambia, para alegría nuestra, en una segunda parte de los verdes para enmarcar. Girona no podrá mantener el ritmo de los primeros veinte minutos, el desgaste de piernas y pulmones en una calurosa tarde pasaba factura, pero nuestros chicos, por el contrario, irán todavía subiendo más y más el nivel defensivo, y también ofensivo. Nimley rompe todas las cadenas que trataban de detenerlo, Udun Osakue aparece por todos lados para hacer lo que haya que hacer, Kevin Bercy en lugar de irse cansando va aumentando su ímpetu, Iván Martínez, el penúltimo en llegar, va reclamando galones y todos los demás no dejan de defender, de correr, de penetrar una y otra vez en la zona catalana, anotando o sacando falta, pero siempre conquistando un botín. El tercer cuarto es de ensueño para la afición de Larrea, que está vibrando como en las mejores tardes. Hasta Ixer parece bailar con mayor alegría, si cabe. Para los visitantes es la pesadilla. Su gran defensa ha sido desbordada y en ataque les llegan tiempos de sequía. Y nosotros tan felices, viendo como adquirimos ventajas impensables poco antes. Finaliza el cuarto con trece puntos a nuestro favor (67-54) tras un parcial impresionante: 27-10, que habla de los méritos zornotzarras en ambas mitades de cancha.

Todo muy bonito, pero quedan diez minutos y cualquier cosa es posible (¿recordáis cuando íbamos dieciséis arriba frente a Alicante y lo que pasó después?). Pero lo único posible, visto lo visto de cómo estaban los verdes, era que remataran la faena por la vía rápida. Y es que Garita no permite que el equipo baje ni un momento el pistón, evitando la más mínima relajación. Así que seguimos a lo nuestro, secando al rival y atacando con el cuchillo entre los dientes, al abordaje de la zona contraria. Queden como ejemplos las penetraciones decididas de Samu Barros u Osakue. Aunque tampoco faltarán los triples de Álex Mazaira para seguir ampliando la renta, que supera la veintena de ventaja a tres minutos del final (81-60). El partido está sentenciado, la victoria en nuestro poder, pero cada punto puede ser importante en caso de empates a final de temporada y el Zornotza no afloja. La desigual pareja formada por Nimley (el más bajito) y Cristian Uta (el más alto) conecta y las asistencias del primero sirven al rumano para tener un feliz recuerdo de su debut como local en Larrea. Con la afición entregada a un equipo que lo ha dado todo, finaliza el partido con un rotundo 89-66. Por fin una victoria holgada. Por fin los verdes –jugadores y aficionados- se despiden con una enorme sonrisa.

Saah Nimley es el MVP con 32 créditos de valoración, gracias a sus 25 puntos (con porcentajes increíbles: 5/6 de dos –83%-, ¾ de tres –75%- y 6/6 en tiros libres –100%-) y 7 asistencias.

Este triunfo nos coloca con un balance de 8 partidos ganados y 5 perdidos, en la parte alta de la clasificación, justo detrás de los dos colíderes, nuestros verdugos de las anteriores jornadas: HLA Alicante y CB Villarrobledo. Haber entrado en la A1 ya estaba bien, pero estar en la zona donde se pelea por alcanzar el Oro está requetebién. Algo que seguiremos intentando en la próxima jornada, regresando a la provincia de Albacete para visitar a un Afanion CB Almansa que ha arrancado esta A1 con tres victorias consecutivas. ¿Seremos capaces de romperles la racha? Se intentará. Con la moral adquirida este sábado todo es posible.

1, 2, 3, ZOR-NO-TZA!!!

Tags:

Responder / Erantzun

Tu email no será publicado. Los campos requeridos son los marcados con * / Zure email ez da egongo ikusgai. * duten esparruek bete behar dira

Nombre / Izena*

Email*

Website