¡TRIIIPLEEE!

Aceitunas Fragata Morón-67;Ametx Zornotza-70 Parciales: 15-24, 12-13 (27-37); 20-14 (47-51), 20-19 (67-70) Faltaban 7 segundos para conluir el partido en el Pabellón Alameda de Morón de la Frontera. Un triple del local Javi Marín acababa de igualar el marcador a 67. Tiempo muerto de Mikel Garitaonandia. Saque de banda en cancha atacante. Iker Salazar entrega […]

Aceitunas Fragata Morón-67;Ametx Zornotza-70

Parciales: 15-24, 12-13 (27-37); 20-14 (47-51), 20-19 (67-70)

Faltaban 7 segundos para conluir el partido en el Pabellón Alameda de Morón de la Frontera. Un triple del local Javi Marín acababa de igualar el marcador a 67. Tiempo muerto de Mikel Garitaonandia. Saque de banda en cancha atacante. Iker Salazar entrega el balón a Dani de la Rúa. ¿A quién pasará el base azudense; a Khalid Mutakabbir en el exterior, a Vasilije Vucetic en el interior? A ninguno, porque Dani se disfraza en esta mañana carnavalera de Tony Lorenzo y lanza un triple desde Azuqueca que entra limpio, ¡CHOF!, en el aro andaluz. Un segundo y cuatro décimas por jugarse. Tiempo muerto de Rafa Rufián. Balón para Leo Cizmic que lanza desde el arco y… ¡tapón de Iker Salazar! Triple taponado tras un triple ganador. Tercera victoria seguida zornotzarra, o sea, otro triple, y cuarta consecutiva como visitantes. El Zornotza da un triple mortal escapando de la parte incómoda de la tabla para pelear de lleno por un buen puesto en los playoffs.

Curioso que hayan sido los triples los que nos han mantenido vivos en momentos difíciles de este encuentro y que uno de ellos nos haya concedido la victoria, porque el desacierto desde el arco nos ha condicionado mucho, especialmente durante la primera mitad, cuando todo lo hemos tenido que fiar al juego interior. Pero en líneas generales el trabajo de los de Garita ha sido muy bueno, jugando serios y concentrados, con algunos bajones, pero siempre recuperándose y volviendo a competir y llevar la voz cantante. Es decir, la versión del Zornotza viajero en este 2017, donde cada vez que salen de Amorebieta es para traerse un botín valiosísimo.

Se jugaba a un inusual horario de matinal sabatina para no coincidir con los festejos del Carnaval moronero. Ambiente fenomenal en la Alameda, con la afición local infatigable, animando a los suyos y presionando al rival. Pero el Zornotza parecía el equipo local durante los primeros minutos, siendo dominadores en ambas mitades de cancha. En ataque cargando el juego en balones interiores, con David Iriarte en la zona y Niko Skouen penetrando desde el exterior como protagonistas, y en defensa impidiendo con esfuerzo colectivo que el Morón hallase libre el camino al aro. En tres minutos y medio abrimos hueco, 1-7, y entonces llega la primera canasta en juego local, un triple del joven Cizmic. Iriarte comete su segunda falta y pasa el relevo a Vasilije Vucetic, que se hace dueño de la zona. Y es él mismo, un jugador interior, el que clava nuestro primer triple y amplía así el tablero de juego, porque hasta ese momento solo anotábamos en la pintura y nada desde el exterior. Mantenemos las ventajas y un casi triple (pisa ligeramente la línea) de Juan Torres nos pone nueve por delante, 15-24, al finalizar el primer asalto.

El segundo cuarto comienza con errores por ambos bandos. Hay ímpetu y entusiasmo en los dos equipos, pero ninguno consigue anotar. Alguien parece haber puesto una tapa en las dos canastas y no hay manera de que el balón caiga dentro. Tras tres minutos De la Rúa culmina una brillante penetración, acaba con la sequía y superamos los diez de ventaja, 15-26. Luego de unas briosas entradas de Iker Salazar y una canasta contra tabla de Iriarte, dilatamos el margen a trece, 19-32 a menos de cuatro minutos del descanso. El peligro está en que Tyler Gaffaney recupera la puntería desde el triple, en que Rafa Rufián nos plantea una defensa zonal 3-2 (y ya sabemos que las zonas se nos atragantan bastante) y en que el veterano Jesús Chagoyen se hace con el monopolio del rebote (capturaría la friolera de 21 al terminar el partido). Para entonces ya se ha presentado en sociedad como jugador zornotzarra Khalid Mutakabbir, y el de Atlanta ha demostrado ser todo un «pistolero» que aportará puntos desde el exterior. Llegamos al descanso diez puntos arriba, 27-37, y unas excelentes sensaciones de seguridad, solidez y autoridad.

Pero a la vuelta de vestuarios el escenario cambia completamente. El Morón es ahora el equipo dominante. Liderados por un Gaffaney letal desde la larga distancia van recortando los sevillanos. Y lo hacen por la vía rápida porque nosotros estamos absolutamente atascados. Somos incapaces de anotar incluso debajo del aro, pero es más por méritos del rival que por errores nuestros. Ellos no permiten ni una bandeja fácil; meten manos, utilizan el cuerpo, lo dan todo en defensa. Únicamente Juanchi Orellano logra una canasta en siete minutos y del 25-37 de poco antes del descanso pasamos a un 42-39 para los andaluces. 17-2 de parcial. Puede resultar mortal, pero llega Salazar con el desfibrilador y convierte dos triples seguidos que nos devuelven el mando. Y será otro triple, ahora de Torres, el que nos da otra pequeña ventaja, 47-51, al finalizar este período.

El último cuarto será emocionantísimo de principio a fin. Morón y Zornotza quieren la victoria y mantendrán un pulso magnífico. Igualdad máxima. Empates o pequeñas ventajas de uno o dos puntos para uno u otro contendiente. A falta de tres minutos Mutakabbir desenfunda dos veces seguidas para hacer diana; dos triples, seis puntos y 59-65 en el marcador. Responde inmediatamente Javi Marín con otro triple e impide nuestra escapada. JR Cadot acierta con sus dos tiror libres, 62-67. Chagoyen hace otro tanto, 64-67. Falta minuto y medio. Perdemos un balón. Falla Alo Marín un tiro y rebotea Salazar. El partido está precioso y si acertamos… Orellano falla un triple lateral y Chagoyen coge el rebote defensivo. Gaffaney falla un triple lateral y Chagoyen coge el rebote ofensivo. El balón llega a Javi Marín que finta un tiro para deshacerse de su defensor, se queda solo para un triple casi frontal y a falta de siete segundos ¡empata el partido a 67! Y entonces llega la jugada con la que comenzábamos esta crónica. La jugada que sellaría nuestra victoria en tierras andaluzas en una mañana de Carnaval en la que nos traemos una sonrisa de oreja a oreja pintada en la cara.

Victoria que es la duodécima de la temporada. El balance ganados-perdidos es de 12-10 y eso nos sitúa en buen lugar para meternos en los playoffs. Estas tres victorias consecutivas además nos cargan el depósito de moral para los dos próximos partidos que disputaremos, ambos como locales, ante Lucentum y Valladolid.

Hoy Dani de la Rúa ha emulado a los personajes de su película favorita, Coach Carter, siendo el héroe con su triplazo, pero todos los zornotzarras han interpretado un papel importante y decisivo bajo la dirección de Coach Garita. Iker Salazar ha sido el MVP con 18 de valoración (10 puntos, 4 rebotes y 2 tapones), Vasilije Vucetic ha sido nuestro máximo anotador (14 puntos y 7 rebotes) y dobles figuras también han logrado Khalid Mutakabbir (11 puntos, 3/6 en triples) y David Iriarte (10 puntos y 5 rebotes).

El próximo sábado tenéis una cita en Larrea a las 18’30 horas. El rival será un histórico, el HLA Lucentum. No os lo podéis perder.

1, 2, 3,… ZOR-NO-TZA!!!

Anotadores:

Morón: J. Marin (16), Gaffaney (15), Rodriguez (0), Cizmic (8), Keshinro (7) -cinco inicial- Jimenez (2), Gutierrez (0), A. Marin (11), Chagoyen (4), Kasse (4).

Ametx Zornotza: N. Skouen (4), T. Falzon (0), D. Iriarte (10), J.R. Cadot (3), J. Orellano (4) -cinco inicial- J. Estalayo (1), K. Mutakabbir (11), D. De la Rua (8), I. Salazar (10), J. Torres (5), V. Vucetic (14).

Responder / Erantzun

Tu email no será publicado. Los campos requeridos son los marcados con * / Zure email ez da egongo ikusgai. * duten esparruek bete behar dira

Nombre / Izena*

Email*

Website