IGUALAMOS LA FINAL

Ametx Zornotza-77; Comercial Ulsa CBC Valladolid-66 (1-1) Parciales: 15-14, 17-16 (32-30); 24-18 (56-48), 21-18 (77-66) Otra jornada inolvidable en Larrea. Otro hito alcanzado: ganar un partido en toda una Final de unos playoffs de ascenso a Oro. Igualamos así la serie y viajaremos al Pisuerga con la esperanza de seguir haciendo algo morrocotudo en esta […]

Ametx Zornotza-77; Comercial Ulsa CBC Valladolid-66 (1-1)
Parciales: 15-14, 17-16 (32-30); 24-18 (56-48), 21-18 (77-66)

Otra jornada inolvidable en Larrea. Otro hito alcanzado: ganar un partido en toda una Final de unos playoffs de ascenso a Oro. Igualamos así la serie y viajaremos al Pisuerga con la esperanza de seguir haciendo algo morrocotudo en esta temporada que felizmente se prolonga y en la que continuamos empeñados en pasar de lo impesable a lo insólito, y de ahí a lo imposible. Somos unos soñadores, unos quijotes, unos locos con una fe inquebrantable en nosotros mismos. Y así de bien nos va con nuestra chaladura; con una sonrisa permanente en la cara y una desbordante alegría gracias a toda esta gente que va de verde.

Gran matinal de domingo en la que hemos ganado, pero antes de hablar de lo sucedido sobre el parquet habría que comentar lo sucedido alrededor de la cancha. Hay que volver a hablar de la afición. Nos sentimos orgullosos de esa Marea Verde, de nuestro Efecto Larrea, del apoyo incondicional recibido y que a nuestros jugadores les carga de energía. Hoy, al igual que el pasado viernes y que a lo largo de todos los playoffs, el ambientazo festivo ha sido impresionante, el entusiasmo y los decibelios lo cubrían todo. Siempre volcados con el equipo, pero respetando en todo momento al contrario. Tal es así, que se ha producido un espontáneo hermanamiento entre aficionados zornotzarras y vallisoletanos. Estos, liderados por los animosos Pucelaikos, pese a ser minoritarios, se han dejado notar y también han derrochado ilusión y buen rollo. Entre ambas hinchadas han convertido Larrea en una fiesta. Ambos bandos, rivales, que no enemigos, han demostrado que la familia del baloncesto, independientemente de los colores de cada cual, es especial. Ejemplares ambas aficiones celebrando tener a sus equipos jugando esta Final. Esa celebración continuará en el polideportivo Pisuerga el próximo fin de semana. Hermoso homenaje al más hermoso de los deportes.

En la cancha ha seguido la tensión e igualdad que ya vimos el viernes. A nosotros no nos quedaba mucho margen de error, porque ir a Valladolid con un 0-2, si no definitivo, iba a ser bastante agobiante. Eso podría condicionar nuestra actuación, meternos presión y que aflorasen más los nervios, pero hoy el equipo estaba más fresco física y mentalmente.

Los dos primeros cuartos han sido de un toma y daca constante. Defensas férreas por parte de los dos contendientes. Todos los jugadores se entregaban a las labores de protección de sus respectivos aros utilizando muchísimos contactos, defendiendo con piernas, cuerpos, brazos, uñas y dientes. Había que ser un valiente para meterse en la pintura e intentar anotar. En ambos lados de la cancha sucedía lo mismo, con la diferencia de que los de Garita defendían en individual y los de Paco García en zona. Así las cosas, ni uno ni otro equipo hallarán ritmo anotador. Hoy estamos más listos y duros que el viernes y recuperaremos algunos balones, pero luego fallamos varios contraataques claros y alguna bandeja sencilla y no logramos tomar ventaja. Ante su zona tampoco estamos finos en el tiro exterior, pero como otro tanto sucede en el lado contrario, la igualdad es absoluta dentro de unos guarismos bajos. Un amago de fuga visitante, 5-10, es cortado por nuestro primer triple, obra de Khalid Mutakabbir. Se suceden aciertos defensivos y errores ofensivos de unos y otros. Nuestro zurrón de puntos lo va llenando Vasilije Vucetic, que finalmente ajusta la puntería, tanto que incluso se marca un triple que nos lleva al 15-12. El británico Rowell Graham reduce la ventaja a la mínima expresión y tras más choques y encontronazos se llega al final del cuarto con 15-14.

La aridez del juego seguirá en el segundo cuarto. Mucha fricción y alguna chispa en la cancha, animación en la grada, y descanso para el encargado del marcador. En los cuatro primeros minutos de este período solo anota Sergio de la Fuente desde la línea de personal. La primera canasta en juego la consigue David Iriarte. Finalmente alguien se encarga de retirar la tapa a las canastas y los equipos empiezan a producir. Aunque la mayor parte de esa producción llega a base de tiros libres. Tres de una tacada anotará el base Pablo Esteban, tras falta personal de Juanchi Orellano y posterior técnica al mismo por unas protestas. Hay que reseñar la gran actitud defensiva del argentino a lo largo de todos los palyoffs. Ya no habrá ni una canasta en juego hasta que JR Cadot sale disparado hacia el aro rival, deja una bandeja mientras recibe falta, el balón juguetea con el corazón de todos los asistentes, cae dentro y el posterior tiro libre es transformado por el bahameño. 32-30 y todos a vestuarios.

En la reanudación el Zornotza vuelve a meterle una marcha más al partido, en defensa y en ataque, como el viernes, pero esta vez habrá final feliz. Para empezar, Iriarte falla una bandeja, pero Cadot vuela, matea y hace volar a toda la Marea Verde. Más defensa, hoy sí cerrando los rebotes. Mutakabbir y Vucetic que lideran la escapada, pero claro, ahí está Henri Wade-Chatman para cortar la euforia con un triple y una de sus extraordinarias penetraciones. Hay un breve duelo de pistoleros entre él y Mutakabbir hasta mediado el cuarto. Entonces llegan los mejores momentos del Zornotza. Seguro en el rebote, corriendo, fabricando bandejas y con Mutakabbir, que en esos momentos está on fire, clavando un triple, los verdes abren brecha, 50-37 a tres minutos y medio del final del cuarto. Para evitar que rompamos el partido, ahí está ese jugón de apellido Wade-Chatman, al que se le une Esteban desde más allá del 6’75. Las dos pequeñas ardillas pucelanas encuentran contestación en el base alcarreño Dani de la Rúa, que con dos tiros libres deja el marcador en 56-48 a falta de diez minutos.

Para entonces ya no se sabe si están sudando más los jugadores o los aficionados. Al sofocante calor meteorológico hay que añadirle el calor generado por esa caldera de pasión llamada Efecto Larrea. Empezamos con susto, porque después de haber estado trece arriba la diferencia se queda en cuatro, 58-54, ya que Wade-Chatman sigue con su exhibición (el base de Pittsburgh, un auténtico killer con cara de no haber roto un plato, nos acabaría endosando 28 puntos de todos los colores). Entonces el Zornotza decide que hoy no queremos sufrir y que vamos a empatar la final sí o sí. Con esa determinación juega nuestro triángulo ofensivo del día: De la Rúa, Mutakabbir y Vucetic. Se abre el grifo anotador sin bajar la intensidad en defensa, consiguiendo un parcial de 12-0 en cuatro minutos y dejando el partido prácticamente sentenciado, 70-54 a cuatro minutos del final. Dos minutos después alcanzamos la mayor diferencia con un triple de Joseba Estalayo, 74-57. Ahora es nuestra mascota Ixer quien pone el ritmo y todo Larrea hace las olas que constituyen la pleamar de la Marea Verde. Un triple de Iriarte y un par de nuevas genialidades de Wade-Chatman cierran el partido en el definitivo 77-66. Final igualada a una victoria.

Vasilije Vucetic ha sido el MVP del partido con 29 de valoración gracias a sus 26 puntos y 11 rebotes. Khalid Mutakabbir (17) y Dani de la Rúa (16) han sido los otros estiletes ofensivos. Pero cabe destacar la actitud de todo el equipo, especialmente en labores defensivas, demostrando que se habían rehecho perfectamente de la derrota del viernes.

También destacar el detallazo de la plantilla, que una vez finalizado el partido, han desplegado una pancarta de agradecimiento a nuestro presi Joxe, ese “chalado” que está haciendo posible todo esto con su dedicación y amor a nuestros colores. Y todo eso sucedía en presencia de otro ilustre chalado, Josean López, quien junto al añorado Iñaki Renteria fundara en 1959 nuestro club, y que hoy no se ha querido perder la fiesta de esta bendita chaladura que ellos comenzaron. La que habéis liado entre unos y otros.

Los próximos capítulos de esta emocionante Final se vivirán en el polideportivo Pisuerga el viernes a las 20’45 y el domingo a las 19’00. Intentaremos recuperar el factor cancha y acercarnos un pasito más al Oro. Suceda lo que suceda, una cosa es segura, aficionados pucelanos y zornotzarras seguirán disfrutando de lo lindo por el mero hecho de estar en una Final. Y entre todos convertirán aquello en una fiesta, dando ejemplo de respeto y deportividad.

Que la Marea Verde invada festiva las orillas del Pisuerga. Que nadie nos despierte de nuestro sueño.

1, 2, 3,…ZOR-NO-TZA!!!

Responder / Erantzun

Tu email no será publicado. Los campos requeridos son los marcados con * / Zure email ez da egongo ikusgai. * duten esparruek bete behar dira

Nombre / Izena*

Email*

Website