NOS QUEDAMOS A UN PASO

No ha podido ser, el HA Zornotza se ha quedado a un paso del ascenso en Mahón. Se superó a Cazorla y Benidorm en las dos primeras jornadas, pero en la finalísima contra el anfitrión Menorca hemos tenido que hincar la rodilla, luego de mucho bregar y pelear, y ver cómo eran ellos los que […]

No ha podido ser, el HA Zornotza se ha quedado a un paso del ascenso en Mahón. Se superó a Cazorla y Benidorm en las dos primeras jornadas, pero en la finalísima contra el anfitrión Menorca hemos tenido que hincar la rodilla, luego de mucho bregar y pelear, y ver cómo eran ellos los que meritoriamente lograban el ascenso. Felicidades para ellos, que ya son nuevo equipo de Plata y nosotros…

Nosotros ya lo éramos. Éramos Plata los pasados cursos, éramos Plata este año transcurrido en EBA, seguimos sintiéndonos Plata y esperamos ser Plata, material y no solo sentimentalmente, muy pronto. Nada ni nadie ha podido quitarnos la ilusión; hemos competido donde nos han dejado, hemos luchado por retornar por la vía rápida a una categoría a la que pertenecemos, pese a quien pese. El reto del ascenso era complicadísimo, solo cuatro equipos de toda España lo podían lograr (uno ha sido el Marín Peixegalego, de lo cual nos alegramos enormemente, puesto que han sido nuestros compañeros en la “celda de castigo” y hemos compartido penas e injusticias). Nos hemos quedado a un paso, solo un paso, de ese ascenso inmediato, pero ahora tocará esperar a otro largo verano en el que todo es posible –se habla de una ampliación de la plateada categoría y estamos bien colocados-. Los clubes y sus gentes ya hemos cumplido, hemos vuelto a demostrar nuestro amor por este maravilloso deporte, hemos buscado hacer méritos u obtener créditos en la cancha -unos han ganado, otros han perdido-, como debe ser, pero ahora, el futuro de todas estas personas que viven PARA el baloncesto volverá a estar en manos de quienes dirigen el baloncesto. Nos espera otro verano de incertidumbres y posibles sorpresas.

¿Qué ha ocurrido en Menorca? Pues que en las dos primeras jornadas mantuvimos la línea ya perfilada en Gijón: partidos serios y largos. Paciencia aunque los arranques no fuesen buenos. Concentración, rigor defensivo, pausa. Madurando los partidos según el crono desgranaba los segundos, los minutos.

HA Zornotza-92; CB Cazorla Jaén Paraíso Interior-82
El partido con el que se inauguraba la fase de ascenso menorquina fue un concurso de triples en la primera mitad. Sin embargo, era un jugador interior el que destacaba con sus robos y anotaciones: Duane Morgan. Llegábamos al descanso dos arriba, 46-44, y en la segunda parte llegamos a pasar un pequeño susto, pero el equipo se repuso sin caer en precipitaciones, apretó los dientes en defensa y atacó con criterio. Dos jugones, el zornotzarra Richaud Pack (26 puntos) y el cazorleño Jalen Riley (37 puntos) protagonizaron un bonito duelo de pistoleros, pero fueron los de Garita, con Imanol Orue-Mazaga coleccionando rebotes (12) y con Joseba Estalayo ejerciendo de capitán que va ganado jerarquía, quienes funcionaron mejor como bloque y conseguíamos así la primera victoria. En el siguiente partido de esa jornada Menorca vencía 89-84 a Benidorm.

HA Zornotza-82; Servigroup Benidorm-71

Este partido se jugó después de que Menorca se merendara a Cazorla (104-67). Los verdes seguirían el mismo guion que en el primer encuentro. Esta vez no hubo exuberancia ofensiva por parte de ambos conjuntos. El partido era más tenso, con los benidormenses currando mucho el bloqueo y continuación y los uno contra uno en el poste bajo. Jaume Vallés nos hacía mucho daño, veíamos escaparse al rival, reaccionábamos y al descanso nos íbamos rezagados, 39-42, pero tras haber reducido la brecha que llegó a ser de nueve puntos. En la segunda mitad cerramos las puertas de nuestra zona, con Duane Morgan otra vez destacado, y en ataque Richaud Pack volvía a divertirse haciendo pasar el balón por el aro de todas las maneras posibles. Perlas brillantes dentro de un gran trabajo coral que servía para sellar la victoria e irnos a descansar para la finalísima que nos esperaba pocas horas después, en la matinal balear.

Bàsquet Menorca-77; HA Zornotza-65

El Pavellò menorquino era una fiesta, más de tres mil personas apoyando a su equipo, y allí, tras el banquillo zornotzarra, una entusiasta representación de la Marea Verde, excelentes embajadores de todos esos aficionados que se tenían que conformar con seguir las evoluciones de su equipo en casa, en algún bar, incluso en el trabajo. Pronto se veía que era una auténtica final entre dos grandes equipos. El toma y daca sería constante de principio a fin. Su juego interior nos hacía mucho daño y resultaría decisivo. Jan Orfila es un coloso en las zonas, pero el que de verdad marcaría diferencias iba a ser Biel Torres, que nos “robaría” muchos, demasiados rebotes en nuestra propia zona y eso nos iba a costar muy caro. Eso y el que fallásemos tantos tiros libres, o que algunos jugadores no tuviesen su mejor día justo en el Día D. Así y todo, los verdes iban a tener opciones de victoria. Al descanso perdíamos 40-36, pero en la segunda parte, una vez más, el equipo salía dispuesto a que la fiesta tuviese color verde y no azul. Dequon Miller, el mejor zornotzarra de la jornada con diferencia, lideraba las tropas de Garita. Unai Mendikote, felizmente reaparecido ante Benidorm luego de su lesión en Gijón, añadía cierta intensidad. Al comienzo del cuarto período damos la vuelta al marcador, 52-55. Sí se puede. Creíamos en la victoria, pero seguíamos con problemas para cerrar el rebote, nos cargábamos de faltas y para colmo Dani García, en blanco hasta entonces, clavaba tres canastones en momentos clave que servían para romper el partido. Y ahí se acababa la historia y despertábamos de nuestro sueño de ascender ya mismo, como vencedores de esta fase. El Menorca, merecidamente, era quien hacía realidad ese sueño.

Pero ese despertar del sueño ha sido algo momentáneo. Ahora digerimos ese mal trago a la voz de ya y antes de que la expedición regrese de Menorca el Zornotza volverá a estar soñando con competir en Plata. Y trabajando para ello. El segundo puesto logrado en Mahón nos da esperanzas y nos permite ser razonablemente optimistas. Allí nos hemos quedado a un paso de Plata, y quién sabe si ese paso aún se puede dar. Un verano más viviremos intensamente esperando acontecimientos, observando con una mezcla de ilusión e inquietud lo que los órganos federativos vayan decidiendo. En sus manos estamos. Es lo que hay.

No hay nada que reprochar al equipo; de los 35 partidos disputados se han ganado 32 y solo se han perdido 3. Técnicos y jugadores se merecen todo nuestro agradecimiento y cariño. Lo han dado todo por nuestro club, nos han hecho vibrar, manteniendo intacta la ilusión para seguir trabajando, disfrutando, viviendo el baloncesto.

Y qué decir de la afición. Nada, no se puede decir nada porque no hay palabras para describir lo que hacéis, lo que generáis. Simplemente… ESKERRIK ASKO!!!

La próxima temporada más y mejor. Seguro.

1, 2, 3,… ZOR-NO-TZA!!!

Responder / Erantzun

Tu email no será publicado. Los campos requeridos son los marcados con * / Zure email ez da egongo ikusgai. * duten esparruek bete behar dira

Nombre / Izena*

Email*

Website