AFERRADOS AL COLIDERATO

Zornotza ST-87; Teslacard Círculo Gijón Baloncesto-82 Parciales: 22-15, 14-24 (36-39); 28-18 (64-57), 23-25 (87-82) Seguimos aferrados al coliderato. Nos gusta estar ahí arriba, hay buenas vistas. Hace tres semanas éramos líderes en solitario tras ganar los primeros tres partidos, pero dos salidas con derrota (Santander y Zamora) nos dejaban emparejados a otros seis equipos en […]

Zornotza ST-87; Teslacard Círculo Gijón Baloncesto-82
Parciales: 22-15, 14-24 (36-39); 28-18 (64-57), 23-25 (87-82)

Seguimos aferrados al coliderato. Nos gusta estar ahí arriba, hay buenas vistas. Hace tres semanas éramos líderes en solitario tras ganar los primeros tres partidos, pero dos salidas con derrota (Santander y Zamora) nos dejaban emparejados a otros seis equipos en el coliderato en un Grupo Oeste (el Salvaje Oeste) donde la igualdad es máxima, ¡siete colíderes de un total de doce equipos! Para conservar tan privilegiada posición había que romper la mala racha y recuperar la sonrisa venciendo al Teslacard Círculo Gijón Baloncesto, equipo colista, pero cuyo balance de 1-4 era más que engañoso porque bien podrían llevar un 4-1, ya que habían tenido opciones reales de victoria en los últimos tres partidos. Así que no iba a ser fácil ganar. Y no lo ha sido, para nada.

En el equipo gijonés dirigido por Nacho Galán figura uno de los grandes atractivos de la competición: Robert Swift, un pívot de 2’16 que fue primera ronda del draft de la NBA en 2004. Y en aquella competición jugó varias temporadas. Luego la vida… El caso es que ahora está dando más brillo a una LEB Plata cada vez más estimulante. Pero otro jugador que aporta lustre a esta competición es Saúl Blanco, todo un ACB cargado de experiencia que ayuda ahora a sus paisanos asturianos. Llegaban a Amorebieta con la importante baja de Shane Osayande, pero Mikel Garitaonandia también tenía la plantilla “coja”; ausencia de Charles Eaton y presencia, pero de manera mínima y precaria –por su maltrecha rodilla-, de Davie Champagnie (jugaría sólo 1 minuto). Por ahí también estaba el asunto igualado.

De salida los verdes han querido imponer su ritmo rápido, darle vidilla al juego, y de alguna manera el Círculo Gijón se ha visto contagiado y ha querido correr. Ese escenario era mejor para los verdes que para los rojos y el Zornotza abrirá una pequeña brecha, 13-6, en cinco minutos. Nos iba bien, anotábamos con soltura -Álex Mazaira ya empezaba a hacer diana- y en el lado gijonés el peligro era Saúl Blanco el santo y seña del Círculo con su labor de todoterreno, con todo el baloncesto que lleva en su interior. Con un juego efervescente y alegre el Zornotza finaliza el cuarto con siete puntos de renta, 22-15.

En los primeros compases del segundo cuarto todo sigue el mismo guion y nos vemos diez arriba, 32-22. Todo marchaba muy bien, viento en popa hacia la victoria. Sin embargo, el equipo asturiano, liderado por Blanco, empezará a imponer su propia ley, su propio ritmo. Más sobrios, más serenos en el juego posicional, con más centímetros y kilos en la pintura y con la decisión del coach gijonés de poner a defender a Nemanja Djordjevic sobre el francotirador Mazaira y hombres más altos para frenar a Saah Nimley, timonel de los verdes, todo cambia. Eso y el poderío de un Robert Swift jugando su mejor partido del campeonato hace que el Zornotza se quede seco de soluciones a los problemas planteados y el marcador dará la vuelta. Parcial de 4-17, rotundo, y Círculo Gijón que manda al descanso, 36-39. Las sensaciones no son buenas, los gijoneses parecen más seguros y sabedores de lo que hacer en cada momento.

Pero el partido está abierto a alternativas. Al regreso de vestuarios, los zornotzarras vuelven a tener chispa, aprietan en defensa, haciendo un esfuerzo colectivo para frenar a los hombres grandes gijoneses por dentro y a Blanco y Martyce Kimbrough por el exterior, y en ataque se recupera el acierto. Nimley, cómo no, ya está haciendo de las suyas y su sociedad con Kevin Bercy funciona un día más. Y Mazaira sigue con su buen día, no aportando sólo desde 6’75, sino que logra buenas posiciones de media distancia e incluso saca faltas, estando infalible desde la línea de tiros libres. Recuperamos la renta de diez puntos, 61-51, pero no logramos romper el partido y finaliza el cuarto con un 64-57 que hace prever un último cuarto emocionante.

Y así ha sido, porque esos siete puntos de ventaja se esfuman en un visto y no visto. Son buenos minutos de Alejandro Rubiera, quien toma un poco el relevo a sus compañeros en funciones anotadoras. Nos endosan otro parcial preocupante, 4-13, y a falta de cinco minutos nos tienen contra las cuerdas, 68-70. Dos factores resultarán claves para el devenir del partido: 1, los gijoneses empiezan a dar muestras de agotamiento (Blanco ha jugado el partido completo y Swift sólo ha descansado minuto y medio); y 2, Mikel Sainz de la Maza. El bilbaíno, que estaba pasando desapercibido, aparece de manera estelar, es como si hubiese esperando el momento más adecuado para brillar en ambas mitades de cancha. Suyos son dos triples y una gran penetración, que sumados a una bandeja de Bercy devuelven la ventaja al Zornotza. La Marea Verde hace tiempo que está empujando también, siempre fiel. El efecto Mikel es la personificación del efecto Larrea. El Círculo Gijón peleará hasta el final, pero los de Garita llegan a la recta final más frescos y consiguen sellar la cuarta victoria de la temporada, 87-82.

La afición de Larrea despide a ambos equipos con una ovación. Los gijoneses han dado una muy buena impresión y una vez más se han quedado cerca del triunfo, pero… Pero el Zornotza sigue muy fuerte en casa (sin perder un partido oficial desde mayo de 2017, en el play off final por el ascenso a Oro contra Valladolid), sigue negándose a apearse de su condición de colíder y este sábado ha recuperado la sonrisa que se le borró de la cara en las dos anteriores jornadas.

El MVP ha sido, una vez más, Saah Nimley, con 22 puntos (4 de 4 en triples), 8 asistencias y 7 faltas recibidas, alcanzando los 29 créditos de valoración. Pero el máximo anotador ha sido un atinado Álex Mazaira, con 24 puntos y que ha llegado a 27 de valoración. Otro que nunca falla es Kevin Bercy, suyos han sido 21 puntos y 7 rebotes.

Como decimos, nuestras cuatro victorias y dos derrotas nos dejan en el coliderato, ahora junto a otros tres equipos: CB Zamora, Basket Navarra y CB Clavijo. Precisamente, contra estos últimos, los logroñeses ahora denominados Bodegas Rioja Vega, habremos de enfrentarnos el próximo sábado en el Palacio de los Deportes de La Rioja. Será un partidazo, otro más en este Grupo Oeste de la LEB Plata que está emocionantísimo. Ojalá nos parezcamos más al Zornotza que se vio en Pamplona y no al de Santander o Zamora. Así tendrá que ser para seguir arriba, arriba, arriba.

1, 2, 3,…ZOR-NO-TZA!!!

Responder / Erantzun

Tu email no será publicado. Los campos requeridos son los marcados con * / Zure email ez da egongo ikusgai. * duten esparruek bete behar dira

Nombre / Izena*

Email*

Website